Mensaje sobre este momento histórico

Estamos atravesando un momento histórico a nivel mundial, donde por primera vez nuestra raza, tiene que estar unida en solidaridad y amor.

Circunstancia que tiene varias aristas, una de ellas son las teorías conspiratorias de diferente índole y ramas, de distintas ideologías, que a la larga son contra nosotros mismos , que en definitiva elijas la que elijas es una manera de aumentar el sufrimiento, esclavitud y sometimiento a los malvados y egoístas gobiernos perdidos por la ambición sin rumbo.

Pero otra de ellas y la mas importante y real para mi y asumo para varios de ustedes, es que nos permitió darnos tiempo para auto conocernos, estar quietos por primera vez en mucho tiempo y ver y entender la vida desde una nueva perspectiva, de ver lo que realmente importa y lo que no. Darnos cuenta en que estamos dejando pasar nuestro precioso y breve tiempo en este hermoso planeta y que de repente se acabe sin haber tenido espacio para escuchar a nuestro verdadero ser y haber buscado nuestro real propósito de vida.

Un gran momento donde todos aquellos que estábamos comenzando a hablar de autoconocimiento, espiritualidad etc., y a darnos pequeños espacios para buscar algo diferente a lo que nos fue ensenado o impuesto, comenzamos ahora si no solo a hacerlo parte de nuestras vidas sino esencial.

Y comenzar a regirnos por lo que dicta nuestro instinto, nuestro Corazón.

Tenemos que crear un nuevo paradigma donde la mayoría de las maneras que hoy son comunes no existirán, una forma completamente diferente de vivir, interrelacionarnos, con una escala de prioridades y ambiciones completamente inversa a las actuales.

Una oportunidad para un nuevo comienzo, donde debemos prometernos y escribir nuestras promesas para luego no olvidarnos, de no volver a vivir de cierta manera, dedicarle tiempo a lo que cada uno considere verdaderamente importante, incluyendo si es posible ayudar al prójimo en alguna medida, y arrancar con todo aquello que tenia olvidado y guardado en un cajón quien sabe hasta cuando.

Nueva Vida, Nueva Oportunidad, Despertar del Alma, Conciencia Pura, Corazón Abierto, Conexión con nuestra Madre Tierra y el Universo, AMOR!!!

Es el vocabulario sagrado y perpetuo de este Nuevo Ciclo de Luz.

EZEQUIEL 07/05/2020

Florecimiento de una nueva Humanidad

Estamos viviendo un momento cósmico, único y universal. 

Tuvimos que pasar por un sin fin de catástrofes y destrucciones masivas para llegar a este preciso instante.

Somos los enviados por nuestro Padre Dios, par la tarea de realización del Plan Divino Original, un Planeta Tierra paradisíaco donde todo será pura Luz y Amor para siempre.

Ya esta escrito y así será, solo tenemos que hacerlo.

Desde este lugar no habrá barreras, cada quien tiene un don particular un poder particular, que encaja perfectamente en esta maquinaria.

Presten atención, identifíquense, y crean desde el fondo de su ser lo que ven, porque eso que ven, es, aunque parezca increíble y de otro mundo.

Tenemos que estar orgullosos de ser la generación a la que le toco y no por casualidad, acabar con éstos tiempos y abrir el portal de luz en la Tierra.

Con todo mi corazón y como mensajero de nuestro Padre, les deseo, nos deseo, un futuro próspero de pura alegría y transformación a nuestro alrededor, para el florecimiento de la Nueva Humanidad.

Carta para la Humanidad de,

Ezequiel Ignacio Ayarza

Septiembre de 2016 (Retiro de solitario en las montañas de Bután)

Carta para la Humanidad

Llego el punto para la raza humana donde todo comenzará a florecer a brillar sin fronteras.

Los tiempos de oscuridad están llegando a su fin inminente.

Los principios básicos y estructurales de nuestra civilización vuelven a la luz, donde el respecto, la claridad, la alegría, la abundancia, la prosperidad y como principal eje desde todos los tiempos el amor incondicional, restablecerán el orden y el plan divino en la tierra.

No más tinieblas, guerras, matanzas, hambre, contaminación, enfermedades, ni intereses vacíos gobernados por el ego sin límites, que nos llevó a no saber hasta donde queremos llegar, que mayor destrucción nos hace falta ver y esencialmente a que vinimos a este hermoso mundo.

Andamos como fantasmas pasando la vida como podemos, solo esperando y temiéndole a la muerte.

Pero gracias a Dios, estamos en un despertar colectivo, donde más rápido de lo que podemos imaginar, recuperaremos el paraíso de nuestra Madre Tierra, para adorarla, respetarla, cuidarla y entender que de ella viene todo lo que necesitamos para ser felices por siempre.

Este es un compromiso que tenemos que asumir todos, desde hoy y para el resto de los tiempos.

Agradeciendo a nuestros Maestros, Guías, Ángeles, Arcángeles, Maestros Ascendidos el habernos cuidado a pesar de todo el daño que causamos y pidiendo permiso y protección para comenzar con esta nueva era que estuvimos esperando por miles de años.

Que la luz vuelva a reinar en la tierra.

Así es , hecho está por los siglos que vendrán.

El pasado quedó en el pasado, no hay que mirar atrás, basta de historia de violencia, desconfianza, mentira y corrupción en nuestra descendencia.

Perdonemos a quien tengamos que perdonar, olvidemos lo que tengamos que olvidar, reconciliémonos con nuestros hermanos, arrepintámonos de lo que tengamos que arrepentirnos desde lo más profundo de nuestro corazón y perdonémonos.

Vivamos el presente y miremos hacia delante, hacia esa infinita luz de amor y compasión de Dios, que ya está y habita en nosotros, para transformar el entendimiento y percepción que tenemos de nuestra propia raza, para llevarla a su origen donde todo era precioso brillante y divino.

No hay tiempo que perder, esto comienza hoy y permanecerá en el tiempo.

Lo único que no nos permite ver la luz, somos nosotros mismos.

Porque la luz está presente en todos lados,  como la oscuridad.

Pero nosotros somos luz por naturaleza, y en el momento que seamos conscientes que solo nuestra mente gobernada por el ego, bloquea ese brillo tan claro, poderoso, sutil y simple, que en definitiva es la vida misma, daremos un salto cuántico que nos permitirá ver e identificar la oscuridad, observarla, aprender de ella y así volvernos más fuertes y luminosos.

Que fluya la luz a través de nuestras mentes.

Que fluya la luz a través de nuestros corazones.

Que nuestro Padre Sol brille en cada rincón de nuestro ser sagrado.

Que el amor, la sabiduría y el poder sean los instrumentos para restituir la Paz y la Unidad de todos los Seres Humanos.

Que así sea.