Carta para la Humanidad

Llego el punto para la raza humana donde todo comenzará a florecer a brillar sin fronteras.

Los tiempos de oscuridad están llegando a su fin inminente.

Los principios básicos y estructurales de nuestra civilización vuelven a la luz, donde el respecto, la claridad, la alegría, la abundancia, la prosperidad y como principal eje desde todos los tiempos el amor incondicional, restablecerán el orden y el plan divino en la tierra.

No más tinieblas, guerras, matanzas, hambre, contaminación, enfermedades, ni intereses vacíos gobernados por el ego sin límites, que nos llevó a no saber hasta donde queremos llegar, que mayor destrucción nos hace falta ver y esencialmente a que vinimos a este hermoso mundo.

Andamos como fantasmas pasando la vida como podemos, solo esperando y temiéndole a la muerte.

Pero gracias a Dios, estamos en un despertar colectivo, donde más rápido de lo que podemos imaginar, recuperaremos el paraíso de nuestra Madre Tierra, para adorarla, respetarla, cuidarla y entender que de ella viene todo lo que necesitamos para ser felices por siempre.

Este es un compromiso que tenemos que asumir todos, desde hoy y para el resto de los tiempos.

Agradeciendo a nuestros Maestros, Guías, Ángeles, Arcángeles, Maestros Ascendidos el habernos cuidado a pesar de todo el daño que causamos y pidiendo permiso y protección para comenzar con esta nueva era que estuvimos esperando por miles de años.

Que la luz vuelva a reinar en la tierra.

Así es , hecho está por los siglos que vendrán.

El pasado quedó en el pasado, no hay que mirar atrás, basta de historia de violencia, desconfianza, mentira y corrupción en nuestra descendencia.

Perdonemos a quien tengamos que perdonar, olvidemos lo que tengamos que olvidar, reconciliémonos con nuestros hermanos, arrepintámonos de lo que tengamos que arrepentirnos desde lo más profundo de nuestro corazón y perdonémonos.

Vivamos el presente y miremos hacia delante, hacia esa infinita luz de amor y compasión de Dios, que ya está y habita en nosotros, para transformar el entendimiento y percepción que tenemos de nuestra propia raza, para llevarla a su origen donde todo era precioso brillante y divino.

No hay tiempo que perder, esto comienza hoy y permanecerá en el tiempo.

Lo único que no nos permite ver la luz, somos nosotros mismos.

Porque la luz está presente en todos lados,  como la oscuridad.

Pero nosotros somos luz por naturaleza, y en el momento que seamos conscientes que solo nuestra mente gobernada por el ego, bloquea ese brillo tan claro, poderoso, sutil y simple, que en definitiva es la vida misma, daremos un salto cuántico que nos permitirá ver e identificar la oscuridad, observarla, aprender de ella y así volvernos más fuertes y luminosos.

Que fluya la luz a través de nuestras mentes.

Que fluya la luz a través de nuestros corazones.

Que nuestro Padre Sol brille en cada rincón de nuestro ser sagrado.

Que el amor, la sabiduría y el poder sean los instrumentos para restituir la Paz y la Unidad de todos los Seres Humanos.

Que así sea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *