Florecimiento de una nueva Humanidad

Estamos viviendo un momento cósmico, único y universal. 

Tuvimos que pasar por un sin fin de catástrofes y destrucciones masivas para llegar a este preciso instante.

Somos los enviados por nuestro Padre Dios, par la tarea de realización del Plan Divino Original, un Planeta Tierra paradisíaco donde todo será pura Luz y Amor para siempre.

Ya esta escrito y así será, solo tenemos que hacerlo.

Desde este lugar no habrá barreras, cada quien tiene un don particular un poder particular, que encaja perfectamente en esta maquinaria.

Presten atención, identifíquense, y crean desde el fondo de su ser lo que ven, porque eso que ven, es, aunque parezca increíble y de otro mundo.

Tenemos que estar orgullosos de ser la generación a la que le toco y no por casualidad, acabar con éstos tiempos y abrir el portal de luz en la Tierra.

Con todo mi corazón y como mensajero de nuestro Padre, les deseo, nos deseo, un futuro próspero de pura alegría y transformación a nuestro alrededor, para el florecimiento de la Nueva Humanidad.

Carta para la Humanidad de,

Ezequiel Ignacio Ayarza

Septiembre de 2016 (Retiro de solitario en las montañas de Bután)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *